top of page

PLANTAS MEDICINALES. VERDADES Y MITOS




El uso de plantas medicinales sigue siendo un tema controversial, sin embargo, todos en algún momento hemos recurrido a ellas para aliviar algún dolor o molestia. No obstante, es importante antes de consumirlas, conocer el alcance real de sus beneficios y propiedades.

Es habitual escuchar comentarios sobre las bondades que la manzanilla tiene para calmar los dolores digestivos, o las infusiones de valeriana para dormir mejor o las propiedades tomillo para mejorar los resfriados; pero ¿Qué tan cierta es su efectividad para curar o prevenir determinadas enfermedades o malestares?

La doctora Ivonne Valbuena, médica alternativa de los Centros Médicos Colmédica, comparte las realidades que existen sobre el uso de las diferentes plantas medicinales, sus propiedades y las contraindicaciones que pueden llegar a afectar a la salud.



El uso milenario de las plantas medicinales

Las plantas medicinales han tenido un uso terapéutico desde hace siglos para ayudar a prevenir o curar enfermedades. Si nos remontamos a los datos históricos, los egipcios utilizaban hierbas medicinales alrededor del año 1.550 a.C., al igual que los griegos en el siglo XVI a.C. De la misma manera, fue común su uso durante la Edad Media, así como en la Edad Moderna.

En los siglos XIX y XX, el conocimiento de las plantas medicinales pasó de generación en generación, un periodo en el que se les descubrieron importantes atributos principalmente en las mujeres, para el tratamiento de enfermedades y malestares comunes: “Con el paso de los años y gracias a los estudios que se han realizado, son cada vez más los beneficios que se les han reconocido”, resalta la doctora Valbuena.

Mitos sobre el uso de plantas medicinales

Aún existen varios mitos alrededor de las propiedades y uso medicinal de las plantas, entre los que se encuentran:

Las plantas medicinales no afectan la salud: si bien se les atribuye varias propiedades y beneficios para el organismo, es también cierto que, el uso excesivo puede tener efectos adversos evidentes, debido a las sustancias químicas que poseen. Por ello, es importante hacer una adecuada administración de las dosis para evitar provocar trastornos en la salud.

Tienen un efecto inmediato: los principios activos son los que determinan el efecto beneficioso para una persona y en el caso de las plantas medicinales, al irse acumulando poco a poco, necesitan un periodo más extenso para hacer efecto. Sin embargo, hacer un uso desmedido para buscar resultados rápidos puede resultar contraproducente para la salud.

Es mejor utilizarlas secas: dependerá de la planta y del uso que se le vaya a dar, pues en el caso de ser empleada para realizar preparaciones de cocina es mejor utilizarla fresca. Entre tanto, para hacer infusiones, lo mejor es que esté seca para aprovechar de mejor manera sus propiedades curativas.

No tienen efecto sobre un medicamento: es una creencia falsa pues las plantas medicinales tienen compuestos químicos que pueden interactuar con los medicamentos de una manera negativa. Es por ello, que siempre se debe consultar con el médico, a fin de evitar efectos adversos y problemas de salud imprevistos.

Las altas dosis de plantas medicinales afectan a la salud: hacer una ingesta indebida puede resultar nocivo para el organismo debido a los componentes químicos que tienen las plantas y que pueden llegar a provocar efectos adversos.

Realidades del uso de las plantas medicinales más comunes

Son varias las propiedades que se le han atribuido a diferentes plantas medicinales, a pesar de que en ocasiones las evidencias de su eficacia aún no han sido comprobadas. A continuación, te compartimos los mitos y realidades de algunas de ellas:

Toronjil para la ansiedad: aunque es conocida por sus propiedades para aliviar afecciones como: gripe, rinitis y bronquitis; es también una planta medicinal que ayuda a reducir algunos síntomas de ansiedad, nerviosismo y excitabilidad. Sus componentes se caracterizan por tener propiedades calmantes, sedantes y relajantes y puede utilizarse en forma de tés o infusiones.

Valeriana para el insomnio: no existe evidencia suficiente que considere la eficacia de la valeriana para superar los problemas de sueño. No obstante, sí se ha reconocido que sus aceites esenciales poseen efectos sedantes y relajantes, ayudando a reducir los síntomas asociados a condiciones como la ansiedad o la depresión.

El eucalipto como antiviral: en esta época con una gran alerta sobre las enfermedades asociadas a las vías respiratorias, es muy común el uso de esta planta para tratar dichas afecciones. Sin embargo, es importante saber que, el eucalipto no actúa como un antiviral, sino como un descongestionante de las vías respiratorias en enfermedades virales.

La lavanda y sus propiedades digestivas: es de hecho uno de sus usos más frecuentes. Quizás tengas presente que esta planta medicinal es mayormente utilizada para realizar productos de belleza como jabones, cremas o lociones, sin embargo, sus propiedades contribuyen a regular el sistema digestivo y la proliferación de bacterias en el estómago.

El exceso en el uso de la ruda: puede llegar a generar toxicidad en el organismo. Si bien es conocida por sus altas propiedades para reducir los dolores de la dermatitis, reumatismo y otras enfermedades inflamatorias, la ingesta excesiva de esta planta medicinal, puede derivar en graves intoxicaciones para la salud.



Contraindicaciones del uso de las plantas medicinales

La parte utilizable de la planta depende de la especie en cuestión, y existen distintas formas de preparación y administración. El mal uso puede acarrear consecuencias y efectos secundarios como: insuficiencia cardiaca, renal o hepática, embolismos, trastornos del movimiento, debilidad muscular y convulsiones.

Recuerda que, los profesionales en medicina alternativa son las personas que podrán asesorarte para hacer un uso adecuado de las plantas medicinales y son quienes te orientarán sobre la forma correcta de hacer la preparación y dosis de acuerdo a cada condición y necesidad.

Las plantas medicinales han sido y seguirán siendo un complemento importante, que le brindan al organismo beneficios, debido a que representan un blanco potencial de medicinas por descubrir con la prescripción de un profesional especializado en la materia.

Comments


bottom of page